Llegó la hora...

YO YA TE CONOCÍA

- ¿O sea que te vas de verdad esta vez ?
- Algún día tenía que suceder...
- Nunca te lo quise creer.
- En teoría siempre lo dije. Quizá fue tuyo el error en jamás creerme nada. Esa es una de las razones que más afirman mi retiro. En verdad no me voy. Me retiro.
- Te retirás...
- Así es querida flor... Ya pasó el tiempo de espera. No tengo más ganas de persistir en vez de estar insistiendo. Esos dos términos son muy diferentes. Insistir y persistir...
- ¿Si?
- Claro... ¿Triste destino? Quizá. Nunca se podrá saber a ciencia cierta qué es qué en todo este merengue. Hay quiénes aún creen en los reyes magos y esas yerbas. Bien por ellos. Me gustaría golpearme la cabeza y volver a ser niño. ¿Quién no quisiera?
- Yo prefiero saber la verdad.
- ¿Qué verdad de qué?
- Y... las verdades de todo... O sea, lo que es cierto y lo que no es cierto de una cosa u otra...
- ¿Y cómo me podrías asegurar una postura u otra? ¿No te das cuenta que hoy todo es relativo y que quizás que siempre lo fue pero perdimos el tiempo?
- ¿Sentís haber perdido el tiempo?
- Obvio. Claro que sí... Pero ya fue. Todo pasó y supuestamente pasó por algo. Igual me re cago en la puta madre...
- Estás enojado.
- Ultra...
- Tomate tu tiempo. Creo que ya es hora. Te lo merecés.
- No me interesa ya si lo perdido es más que lo ganado. Si no se me han dado las cosas es porque no me lo merezco ni nunca me lo merecé tampoco.
- ¿No creés entonces en el destino?
- Sí, claro que sí... y ese destino, en mi caso, estuvo meado por los perros...
- Ja, ja, ja... Sos un aparato. Nunca dejás de causarme risa. Sos chistoso. Te voy a extrañar cumpa.
- ¿Chistoso? Ja... Sí. Es verdad. He sido tan chistoso que al fin y al cabo todos me tomaron para la cagada. Me costó más que mucho que alguien me tomara en serio. Sólo quise hacer sentir bien a los que me rodeaban. Sólo eso...
- Pasa que quizá te lo tomaste muy en serio a esa parte de hacer chistes. Pero yo siempre te escuché como también me reí. Pocos pudieron conocerte. Creo haber sido uno de ellos.
- ¿Vos? Nunca me diste la razón en nada.
- Justamente por eso te entendí. Cada vez que te daba la espalda, vos mejorabas tu discurso. Cada vez que te golpeé fue para mejorarte y lo malo de todo es que, ¡te superabas!
- Pffff... qué pena...
- Sí. Una pena grande.

Silencio

- Te voy a extrañar.
- Yo también...
- Sé que soy una de las razones por las que te estás yendo, ¿puede ser?
- Sí
- ¿Qué puedo hacer en tan sólo un par de minutos?
- Abrazame.
- ¿Sólo eso? ¡Es nada! ¡ Quiero irme con vos ! ¿Estás comprendiendo que te vas por siempre tanto en tiempo como en presencia?
- Claro que sí... ¿Ves que aún me cuestionás al pedo? Yo cuando digo las cosas, es porque las cumplo. Nunca me tomaste en serio. Más ganas me dan de irme y cada vez más rápido ! Fuiste el espejo maldito que me hizo ver lo mejor y peor de mí. Puedo afirmarte que te odio y detesto.
- ¿Cómo me decís eso a punto de partir? Sos cruel...
- Prefiero ser cruel que falso. Quien te putea es porque en el fondo te quiere o hasta te ama en silencio. Yo te amé primero y luego te quise. Como verás: hice todo al revés. Ni amar supe. Te repito: te amé primero y luego te quise.
- ¿Cuál es la diferencia? No te comprendo.
- No me entendés porque sos una terrible burra. Encima me castraste...
- ¿Yo? ¿También burra? No quiero escucharte más. Sí, mejor andate. Y hacelo rápido. ¡Me castigás hasta el último minuto!
- Ojalá que pueda hacerte sufrir hasta el último, pero el último "SEGUNDO".
- Dios mío... qué barbaridad. ¿Por qué a mí?
- Yo me pregunto lo mismo: "¿por qué a mí?"
- Pero si yo te di todo. Viví para vos...
- No. En absoluto. Todo fue un espejismo. Siempre me tuviste miedo. No creíste en mí jamás. Le podés llegar a creer más a un estúpido televisor que a lo que yo mismo te digo después de haber estudiado años y años !!! Maldita. Te detesto de verdad. Lo sabés bien. Creo haber perdido mucho tiempo esperando cambios. Sin embargo, todo fue en vano y muy al pedo.
- No lo sé. Es posible que sí. Deberías haberte ido hace mucho o no haber regresado de ese maldito lugar nunca.
- Ese maldito lugar tiene nombre. Y ahí fue en verdad donde todo comenzó para que empezara la verdadera función en esta "peliculita". De terror por cierto.
- De terror. Cuánto daño te hizo.
- Incorrecto: me hice.
- ¿Cómo es que aún podés proteger a alguien tan perversa?
- No. Lo he razonado mil de miles de veces. Yo soy el culpable. Y no fue una sola vez que me equivoqué, fueron miles de miles... Siempre di el mismo resultado a un problema con el mismo carácter. Todos son patrones reiterativos.
- Reiterativos. Pero, entonces, ¿te das cuenta que quizá ahora cometes el peor de los errores al retirarte?
- Prefiero vivir en el olvido. En un ostracismo del cual me voy a recostar para poder ver pasar... Ojalá haya mojito...
- Siempre te gustó ese trago.
- Pero no es mi preferido.
- ¿Entonces? ¿Cuál es? Nunca te vi tomar otro que no fuera ese...
- Burra. Ya te lo dije. Burra y terca !!!
- ¿Y ahora qué te pasa?
- Vos ! Siempre vos !
- ¿Yo qué?
- Mi trago y droga más potente eras, sos y serás vos !
- ¿Cuántas veces te lo voy a tener que repetir? Estás loco de verdad. Nunca quisiste ir a un psicólogo, ni a un psiquiatra, ni a nada de nada !!!
- ¿Tendría que charlar con alguien acerca de lo que siento? ¿Tanta ciencia es para vos todo esto? Creés mucho en Dios o dioses, el destino, esas cartitas que sólo responden a probabilidades de matemática y tantas pelotudeces ! Sí. Ahora entiendo. El verdadero burro soy yo.
- ¡ Sí ! Y eso que te lo repetí y repetí ! Yo veo a muchas personas a diario y converso todo el día. Soy muy sociable. Pero no pasa nada, de nada... ¿no podés comprenderlo por favor?
- ¡ Claro que no ! ¡ Sos de libro ! Qué triste me hace pensar todo eso... Decir que estuve loco por alguien que perfectamente me lo podía contar un "cuentito" u otros cabrones que no hacen otra cosa que reirse de todas ustedes... Que saben que son números y que ninguna es especial.
- Especial de Jamón y Queso... Mmm... de libro.
- Sí. Pero ya fue. Debí haberte tratado mal. Quizá tuviéramos más suerte. Te lo puedo re contra asegurar.
- ¿Pero qué te hizo enroscarte así?
- Nada. Ya fue... Ya te lo he dicho. Yo soy brujo y pude verte antes. Pero muchísimo antes de conocerte y hasta que creo, que ni eras de esta tierra.
- ¿Cómo es eso?
- Sí. Así es... Te vi en sueños.
- ¿Ahora me salís con poesías? ¿Sueños? ¿Qué me querés decir?
- Eso mismo. S-U-E-Ñ-O-S. "Ese", "Ú", "É..."
- Bué, bué, te entendí. Explicame ya mismo.
- Estabas en esa farola. Estabas cultivando. No me preguntes qué... Sonreías. Tampoco estabas sola. Te reconozco perfectamente por los malditos "ojitos" que tenés. El brillo que tanto te mencioné siempre que tenés o tenías no era verso. Es real y lo vi en esos sueños. Tus pestañas con ese maquillaje que no sé bien cómo se llama que te hace tener algunos pelitos unidos con otros.
- Ja ! Sí, es cierto. ¿Cómo te has fijado en eso?
- Porque es ultra evidente. Se te ve eso y en menos de una milésima sé que sos vos... Igual que tu pelo. Tampoco era poesía que te hablaba de los trigales del supuesto "principito". Sé que no es tu color y la primera vez que te lo vi no me pareció tan lindo. Luego me atrapaste sin salida. Te amé y luego te quise...
- ¿Cuál es la diferencia de uno primero y el otro después?
- Que te amé por haberte recordado de ese sueño "POSTA" y luego comencé a quererte porque tuve que ir dejándote de amar para no morirme de inmediato. O sea que fue en bajada lo mío... De mucho a poco y ahora, irme...
- No voy a responderte. Yo siempre te lo aclaré. Vos sos el culpable. Te lo aclaré.
- No me interesa lo fácil. Nunca me gustó lo regalado.
- Debería...
- ¿Debería gustarme lo regalado cuando vos nunca te dejaste regalar nada?
- ...
- Hasta hiciste complots con algunas amiguis... Encima te das el gusto de decirme que nunca te importé cuando me ¡ ESTÁS MIENTIENDO !
- ¡ No miento !
- No importaría ya... Ahí tenés un billete para que te motive. En tu viaje te darás cuenta sobre la maldita soledad.
- Yo no sufro soledad. Estoy rodeada de mucha gente, mucho tiempo.
- Ufff... burrita la amiga... SOLEDAD, SOLEDAD !!! No comprendés que tener amigos o familia no está mal. Yo hablo de la parte del corazón. Seguís en soledad y llevás una roca de piel. Tenés terrible coraza.
- Corazón coraza...
- Sí. Ese mismo. Eso mismo que escribía ese viejo capo que no recuerdo el nombre porque soy muy malo para los nombres...
- Benedetti.
- Sí. Ese mismo. Viejo puto... jajaja...
- ¿Ves que no te tomás nada en serio?
- Uh bué... Ahora también vas a defender al "señor" viejito (puto)... pffff.... me cansaste. Me voy rápido. Hablamos un poquito más y todo termina mucho pero lejanamente peor...
- Sí. Porque sos una bestia sin límites que no tenés freno. Y por eso no quiero ni quise nada.
- Excusas nena. Excusas. No quisiste nada porque sos una cagona que sigue sufriendo por dolores que jamás te pregunté o quise intrometerme.
- Porque tampoco me preguntaste.
- Si te preguntara, me responderías que son asuntos privados.
- Sí. Eso mismo. Maldito... me conocés tanto... por eso te odio yo también. ¡ Te tengo miedo ! ¿Quién sos en verdad? ¿De dónde venís realmente?
- Ni te interesa. Además ¿qué cambiaría justamente ahora nada menos?
- Corazón coraza... Porque te tengo y no.
- Porque te pienso. Sí. Sí... Las noches y noches con los ojos abiertos.
- No te importó dormir bien nunca.
- Sólo quise despertar todas las mañanas cerca tuyo y ser tus ojos los primeros en poder ver... Las noches pasaron y no pude besarte y decirte AMOR.
- Basta.
- Sí. Basta. Eso está clarísimo. Ninguna de tus fotos me terminó de gustar. A no ser unas pocas.
- Qué malo. ¿Unas pocas?
- Sí. Unas pocas... Tu energía me hizo decir tantas cosas.
- ...
- Tu alma. Yo vi tu alma. Pero te falta Fe.
- ... te escucho...
- Pero mucho orgullo. Te puedo decir que de valiente no tenés nada. Por lo menos me hubieses dado un tiempito. Te aseguro que la que no iba a poder salir luego, ibas a ser vos...
- A bué, sos re groso parece...
- Y mucho más también.
- No es así.
- También me equivoco. Sos mía. Yo sí creo en las posesiones. De vos. Pequeña y dulce. Linda. Infartante. UNA VERDADERA COSA DE LOCOS !!!
- ...
- Aún te miro y muero. Estás en todos lados. Sos como un fantasma.
- ¿Fantasma?
- Está bien. Me rindo... Te busqué y no te encontré. Igual me voy con muchos interrogantes. Y no me cierran muchos temas.
- Te escucho
- Te deberé escribir. Ya no me vas a escuchar más.
- Una de las partes que hizo que te conociera fueron tus escritos. Deberías hacer algo con eso. Ya te lo dije, ¡pero nunca te acordás de las cosas!
- Haceme una prueba si no sé sobre lo que me decís.
- ¿Cuándo es mi cumpleaños?
- El 15 de Agosto
- No ! Encima te hacés el gracioso con tu propio cumpleaños.
- Nunca me lo dijiste...
- ¡Mentira! ¡Vos no me escuchás cuando te hablo o te interesa poco!
- Está bien. El 27 de Julio...
- ¡ Menos !
- Me voy. Quiero llegar a alguna cima en algún sendero.
- Vas a encontrar mucho. No lo dudo. Yo quisiera tener muchos hijos por ejemplo...
- Me iré al silencio. De nada me sirve haber estudiado tanto teórico. No he tenido tacto en absoluto.
- Has sido amable. No te culpes.
- Sí. Yo me gané tu desprecio. Seguramente yo debo ser "el loquito". De nada me sirvió tener conocimientos de esto o de aquello.
- Vas a encontrar alguien que te haga súper feliz. Sos buena persona.
- Pero esa buena persona quería con vos. Mi voluntad no pudo ser.
- Basta. Andá...
- Sí. Ya borré todos tus números. Te he bloqueado en todos lados y me falta un poquito nomás y ya te borré de todas partes... Resta matar a esta bombita que late y late...
- No me digas así. Me hacés sentir la responsable de todo y con todas las culpas.
- Lo sos. ¿Pero sabés qué? Yo vi el futuro entre voy y yo...
- ¿Qué?
- Sí. Y también te lo conté en las "famosas cartas" que al final te gustaron pero que me reprochaste de habértelas escrito.
- Pa.....
- Pa, nada... Ojalá no te hubiese conocido en ese "first sight". Sé que eras vos y hasta antes de verte. Maldita esa hora... Te detesto. Y te detesto porque Te amo y te amaré.

FIN

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Alhambra

Bajo Dictaduras

Azahar