EL HAMBRE Y LA MANIPULACIÓN EN MASA



Las personas que padecen hambre harán cualquier cosa por comer, lo que significa que aquellos que tienen el control sobre los alimentos pueden utilizar esto como palanca. En 1974, Henry Kissinger sugirió el uso de alimentos como un arma para inducir la reducción selectiva de la población en un previamente clasificado informe de 200 páginas de la National Security Study Memorandum 200: Implications of Worldwide Population Growth for US Security and Overseas Interests (Estudio de Seguridad Nacional, Memorandum 200: Implicaciones del Crecimiento de la Población Mundial para la Seguridad de EE.UU. e intereses en el extranjero). La táctica principal a ser aplicada es que la ayuda alimentaria sea retenida en los países en desarrollo hasta que se presenten políticas de control de la natalidad.





También hay un precedente establecido por tomar en cuenta el rendimiento de planificación familiar en la evaluación de las necesidades de asistencia de la AID [Agencia de EE.UU. para el Desarrollo Internacional] y grupos consultivos. Dado que el crecimiento de la población es un factor que determina el aumento de la demanda de alimentos, en la asignación de los escasos recursos se deben tener en cuenta las medidas, qué pasos está dando un país en control poblacional, así como en la producción de alimentos.














Por lo tanto, la comida iba a ser utilizada como cualquier otro método de colonización imperial para obligar a los países a aplicar sus políticas a lo deseado por los controladores. En particular, esta táctica sólo funciona como un arma contundente en los territorios que soportan un severo colapso económico y con pocos recursos para la producción de alimentos. Hoy, sin embargo, parece que el mundo entero está recibiendo un arsenal de bombas de alimentos, esto parece ser un ataque múltiple en el acceso a los mismos. En otras palabras, lo que ha sido una táctica admitida por casi 40 años de control de ayuda alimentaria para la reducción de la población regional se ha vuelto más compleja y amplia.





Debido a la consolidación masiva de la agricultura corporativa, coordinada centralmente por regulaciones globales, una devaluada especulación de los productos en dólares y sin restricciones para los productos básicos, productos químicos y la modificación genética, y la escasez de alimentos reales o manipuladas, en efecto, hay una guerra que se libra; con la comida como el arma principal . Esto no es meramente una guerra de comida, sino más bien una guerra para la población en general. Por lo tanto, es crucial entender estas tácticas con el fin de defenderse de ellos.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Pandemia Nutricional, Educativa y Socioecómica Reflejada en la Salud de los Pueblos

Complejo de superioridad: El sello de los inseguros

Diario Los Andes - Denunció que fue interrogado por dos agentes yanquis - Analía Boggia